viernes, 20 de noviembre de 2009

Resuelven el misterio de los Tsunamis Solares

Contra el conocido lugar común, a veces podemos realmente creer lo que vemos. Eso es lo que el Observatorio de Relaciones Terrestres Solares STEREO, de la NASA, le indicaba a los investigadores acerca de un controvertido fenómeno en el sol conocido como el "tsunami solar".

La órbita única de la nave STEREO permitió a los científicos confirmar la existencia de los tsunamis solares. Crédito: NASA

Hace años, cuando los físicos solares fueron testigos por primera vez de una ola imponente de plasma caliente corriendo a través de la superficie del Sol, ellos dudaban de sus sentidos. La magnitud de la onda era asombrosa: se levantó más alto que la propia Tierra y se expandió desde un punto central en un patrón circular a través de millones de kilómetros de circunferencia. Observadores escépticos indicaron que podría ser una sombra de algún tipo, un truco de los ojos del satélite, pero seguramente no una ola real.

"Ahora lo sabemos", dice Joe Gurman, del Laboratorio de Física Solar de la NASA del Centro de Vuelo Espacial Goddard. "Los tsunamis solares son reales".

Las naves gemelas STEREO confirmaron su existencia real en febrero de 2009, cuando 11012 manchas solares estallaron inesperadamente. La explosión lanzó una nube de mil millones de toneladas de gas (una eyección de masa coronal o CME) hacia el espacio y envió un tsunami a lo largo de la superficie del sol. STEREO registró la ola desde dos posiciones separadas 90 grados, ofreciendo a los investigadores una visión sin precedentes del evento.

"Definitivamente fue una ola", dice Spiros Patsourakos, de la Universidad George Mason, autora principal del artículo que informa sobre el hallazgo en el Astrophysical Journal Letters. "No es una ola de agua, sino una ola gigante de plasma caliente y magnetismo".

El nombre técnico es "onda magnetohidrodinámica de modo rápido", u "ola MHD" para abreviar. La nave STEREO la vio erigirse a unos 100.000 kilómetros de altura, corriendo hacia afuera a 250 km/segundo, y llena de tanta energía como 2400 megatones de TNT (1029 ergs).

Los tsunamis solares fueron descubiertos en 1997 por el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO). En mayo de ese año, una CME llegó volando desde una región activa en la superficie del sol, y SOHO registró una ondulación de tsunami lejos del lugar de la explosión.

"Nos preguntamos," recuerda Gurman, "si era una ola, o apenas una sombra de la CME sobrecargada"

El punto de vista de SOHO, por si solo, no fue suficiente para responder a la pregunta, ni para aquella primera ola, ni para muchos acontecimientos similares registrados por SOHO en los años que siguieron.

La cuestión permaneció abierta hasta después del lanzamiento de STEREO. En el momento de la erupción de febrero de 2009, STEREO-B estaba directamente encima del lugar de la explosión, mientras que STEREO-A estaba estacionado en un ángulo recto - "una geometría perfecta para descifrar el misterio", dice el co-autor Angelos Vourlidas, del Laboratorio de Investigación Naval en Washington, DC.

La realidad física de las olas ha sido confirmada por las películas de las olas rompiendo en las cosas. "Hemos visto las ondas reflejadas por las manchas solares", dice Vourlidas. "Y hay una película maravillosa de una protuberancia solar oscilante después de ser golpeada por una ola. Lo llamamos el "gran baile"

Los tsunamis solares no representan una amenaza directa para la Tierra, pero son importantes para investigación y estudio. "Podemos usarlos para diagnosticar las condiciones en el sol", señala Gurman. "Al ver cómo las ondas se propagan y rebotan en las cosas, podemos recopilar información acerca de la baja atmósfera del sol que no está disponible en ninguna otra manera."

"Las olas también pueden mejorar nuestra previsión del clima espacial", añade Vourlidas, "Como un ojo de toro," marcan el lugar "donde tiene lugar una erupción. Precisar el lugar del evento nos puede ayudar a prever cuando una CME o una tormenta de radiación alcanzará la Tierra ".

Y son bastante bonitas, también. "Las películas", dice, "están fuera de este mundo".

Hechos violentos en el Sol pueden desencadenar las ondas de la misma manera que los terremotos pueden provocar tsunamis en la Tierra, como se muestra en esta simulación por ordenador. Crédito: NASA/Walt Feimer, GSFC Conceptual Image Lab.

Los científicos primero espiaron las ondas com tsunamis en la superficie del Sol en julio de 1996 con el SOHO. Crédito: SOHO (ESA & NASA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...